Noticias EM

Ofrecemos a nuestros clientes el listado de costos de mano de obra a nivel nacional.

Cómo eliminar consumos “invisibles” para ahorrar hasta un 15% en tu factura de electricidad

Noticias EM

Ofrecemos a nuestros clientes el listado de costos de mano de obra a nivel nacional.

Tras el nuevo aumento de tarifas eléctricas, que ya genera facturas con montos multiplicados, muchas familias se preguntan qué más podrían hacer para ahorrar energía. En esa misión, una de las primeras recomendaciones de los expertos es eliminar el llamado «consumo invisible«.

También conocido como consumo «fantasma» o «vampiro«, se trata del sigiloso gasto de electricidad que producen distintos artefactos electrónicos cuando parecen apagados, pero no lo están del todo.

Como quedan en un modo stand by (de espera) o con ciertos componentes activos (como transformadores, pequeñas luces y relojes), provocan un consumo eléctrico mínimo, aunque constante, que termina teniendo un peso relevante para el bolsillo.

El consumo «vampiro» y su inesperado impacto en la factura de luz

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) emitió un comunicado recientemente para advertirle a la población sobre el «gasto derivado de los dispositivos que ‘chupan’ electricidad, incluso cuando se encuentran inactivos«.

«A menos que se los desenchufe -explicó el organismo-, no están realmente apagados los televisores, equipos de audio, hornos microondas, teléfonos inalámbricos, computadoras, consolas de videojuegos y demás aparatos con modo stand by, con baterías recargables y/o con reloj u otro panel informativo digital.»

La impresora, el módem y el router son otros típicos ejemplos de dispositivos que pueden volverse «vampiros eléctricos» en las viviendas.

En conjunto, según datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE) citados por el ENRE, el «consumo vampiro» termina explicando entre 5% y 10% del consumo de electricidad hogareño.

Por su parte, señalan, aquí la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (CADIEEL) calcula que puede representar todavía más: entre un 5% y un 16%. Con lo cual, al eliminarlo, ese sería el nivel de ahorro para el bolsillo.

«El ENRE recomienda detectar y combatir esta succión de watts que aumenta por goteo no sólo la facturación del servicio eléctrico, sino las emisiones de dióxido de carbono», aconsejaron las autoridades.

Consumo fantasma: cuáles son los aparatos que más gastan cuando están inactivos

Una computadora de escritorio, por ejemplo, suele consumir entre 200 y 600 watts por hora (Wh) mientras está siendo utilizada. Pero luego, si la dejamos en stand by (suspendida) en vez de apagarla, quedará gastando hasta 75 Wh; y si queda en «hibernación», hasta 21 Wh, según el informe.

En el caso de una notebook, simplemente cerrarla (sin apagar) hará que siga consumiendo batería y que deba ser recargada antes: en suspensión su gasto llega a ser de 16 watts por hora. Cifra que en una consola de videojuegos puede elevarse hasta los 23 Wh.

Asimismo, estando inactivo pero no desenchufado, un equipo de audio podrá sumar 14 Wh, un microondas 4 Wh (aunque si la puerta queda abierta se va a hasta 25 Wh), un horno eléctrico 3 Wh, un televisor otros 3 Wh y cada cargador de celular hasta 0,5 Wh.

«A simple vista, puede parecer insignificante la cantidad de watts que el consumo vampiro gasta por hora. Sin embargo, la suma por día, semana, mes, semestre, año y el cálculo del costo económico correspondiente legitiman la recomendación de combatir esta filtración de energía eléctrica», planteó el ENRE.

Consumo invisible de electricidad: qué hábitos cambiar para controlarlo de inmediato

A la luz de estos datos, la recomendación de los especialistas es que los usuarios hagan el esfuerzo de acostumbrarse a apagar y desenchufar los artefactos «vampiros» al terminar de utilizarlos.

«No se trata de desenchufar y enchufar a cada rato los aparatos que usamos durante períodos prolongados en el transcurso del día, por ejemplo nuestra computadora si trabajamos en casa», aclaró el ENRE.

«En cambio, sí conviene desconectar aquellos inactivos por un tiempo considerable (por ejemplo, cuando nos vamos de viaje) o aquellos que usamos esporádicamente (por ejemplo, algún televisor o minicomponentes que tengamos en una habitación para invitados)», añadieron.

Otra sugerencia habitual, para evitar la tediosa tarea de enchufar y desenchufar, es conectar distintos equipos a una base o «zapatilla» con interruptor On-Off, lo que facilitará cortarles la corriente con un solo toque.

Fuente: Diario Clarín